martes, 6 de octubre de 2009

La otra cara de ser madre.

Hace no mucho publicaron en el magazine del periodico Informacion, un texto de psicología sobre la maternidad que me llamo mucho la atención así que he decidido copiarlo aquí para compartirlo.

LA OTRA CARA DE SER MADRE

Cierren los ojos. O mejor, ábranlos. No hace falta imaginar. Miren a su alrededor y busquen una mujer embarazada cerca de ustedes. ¿La ven? Ahí está Aun no se lo nota el embarazo, excepto en la expresión de su mirada. ¿Son ustedes padres? ¿Creen que tienen motivos para sentirse feliz? Si. Pero sean sinceros... ¿No piensan por un momento que no es consciente de lo que, a corto plazo, va a suponer la maternidad? Si su respuesta es no... ¿se lo dirian a ella?
Porque la realidad es que la mayoria de las mujeres (y los hombres) que se enfrentan a la maternidad (y a la paternidad) primeriza solo conocen la parte idilica: tener un hijo es lo mejor que puede ocurrirle a un ser humano, una dimension nueva, total y completa de amor. Cierto. Pero, ademas, es epoca de miedos, de conflictos y de puro agotamiento ¿Se lo dirian? Este es el momento.
Para abrir boca, pueden enumerar algunos de los efecto colaterales del embarazo: gases, insomnio, angustia, vomitos, acidez, cambios de humor, problemas de tension o de azucar en sangre, estreñimiento, dolor de cabeza, cansancio ¿Tiene motivos para sentirse feliz? Por supuesto que si, esta embarazada.
Del embarazo, del parto de la crianza, lo sabemos todo. Y aun asi no es raro encontrarse con madres que se ahogan en los primeros dias de su maternidad porque han vivido tan preocupadas por el parto que se han olvidado de lo que viene despues. Respondan si o no. ¿Han oido hablar del maternity blues? ¿Saben que es, y como se elimina la costra lactea, o la bronquiolitis¿ ¿Son conscientes de que los mocos seran su peor enemigo y de que no har remedio efectivo contra ellos?
¿Imagina que van a dormir poco y pelear mucho? De la maternidad se sabe todo sin embargo, no se sabe nada.
El embarazo es la etapa con menos duda, porque la madre esta en permanente contacto con el ginecologoy porque las embarazadas se convierten en devoradoras de informacion. Saben que pasa dia a dia. Saben que en la semana 7 la nariz ya tiene los orificios, que en la 15 el higado fabrica globulos rojos que en la 34 parpadea. No hay madre que no sepa que es la amniocentesis, el test de O'Sullivan o el triple screening.
Tampoco abundan las que no van a las clases de preparacion al parto y hablan con otras que estan en su sitiacion y con madres expertas que casi nunca les cuentan toda la verdad. Pero esto aun lo ignoran.
No hay embarazada que no reconozca que ha roto aguas o que no sepa identificar una contraccion. Mas alla de la literatura, el parto tiene tres momentos: dilatacion, expulsion y alumbramiento. En el primer parto la dilatacion dura entre 8 y 12 horas, yes aqui donde se pone la epidural, que algunas rechazan y otra piden a gritos, igual que unas no quieren saber nada de oxitocina sintetica porque prefieren que sea su cuerpo el que la produzca, pero aqui empiezan las lagunas en todo ese (des)conocimiento, y son pocas las que saben que la oxitocina acelera el proceso, pero aumenta el dolor, o que la epidural, que no se pide en el paritorio si no mucho antes, es incompatible con infecciones, alteraciones en los analisis de sangre, tatuajes o determinados farmacos.
El expulsivo dura entre cuarto de hora y hora y media. Ginecologos y matronas indica lo que tiene que hacer: pujar, parar, pujar. De no hacerles caso, el bebe pagara las consecuencias. Cuando el bebe nazca, aunque la madre lo tenga sobre su pecho, el trabajo del parto aun no habra terminado: falta el alumbramiento, es decir, la expulsion de la placenta y del cordon umbilical. Este si es el fin del todo, o eso se cree en el paritorio. Lo que no se imagina es que todo acaba de empezar.
Los primero meses de vida del bebe pueden llegar a convertirse en un pequeño infierno. Es duro. Es cierto. Esta clinicamente descrito que la mitad de las mujeres estan auforicas al dar a luz, pero que al tercer dia les vence la tristeza. Es el maternity blues. El 80% experimenta cambios emocionales que van desde el llanto a la irritabilidad, pasando por la alegria o la angustia. Solo el 13% de los casos desemboca en depresion postparto, que todas las mujeres temen, pero que, como todo, tiene cura. Gran parte del problema es fisico, ya que el cuerpo vive en una guerra de hormonas y ha de pagar el esfuerzo del parto. Pero la sociedad tambien es responsable, ya que espera que las madres sean heroinas que cuiden de su bebe y de la casa, que asuman sin melancolia que su vida tal como era antes ya no volvera y que acepten que quiza su bebe tiene poco que ver con la imagen idilica, irreal e infantilque se habian formado. Asumir que la vida cambia cuesta. Porque la vida cambia. Para mejor, cierto. Pero hay un ser vivo que depende de los padres y que todo lo dice llorando. Aceptar que el llanto es la unica manera de comunicacion que tiene el bebe y aprender a distinguir cual es su causa, asumir que la relacion de pareja puede sufrir mas peleas de las habituales en el mejor de los casos, puede ser una tarea complicada.
La vida del bebe estara marcada por tres situaciones: sueño (duermen entre 15 y 20 horas), alimentacion (comen cada treshoras, lo que interrumpe el sueño de dia y de noche) e higiene (hay que cambiar el pañal tras cada toma, curar el ombligo hasta que se caiga, baño diario) . Esta rutina mantendra a los felices padres metidos en un bucle del tiempo. A esto hay que añadir detalles como los colicos del lactante ( nadie sabe que los causa ni que los cura y puede durar varios meses), el llanto (lloran una media de tres horas) o las enfermedades reales o imaginariasde los padres. Pero, (y esto es lo mas importante de todo) a todo esto hay que añadir, tambien, la parte mas importante: cuando mas cansados esten los padres, cuando mas agobiados se sientan, cuando la fiebre sea mas alta, el bebe les mirara y tal vez le sonreira. Quiza esto si lo hayan oido antes: las pequeñas satisfacciones del bebe compensaran cualquier sacrificio, cualquier temor. Y al final, se daran cuenta de que ser padre es mucho mas sencillo de lo que parecia.
Asi que si abren los ojos y todavian tienen cerca a esa mujer feliz e inconsciente, denle la enhorabuena. Claro que si. Esta embarazada.

El texto es de Carmen Amoraga.

Y es que de pequeñas se nos dice todo lo bueno, pero ¿y lo malo? claro como al nenuco no lo tienes que tener 9 meses ahi metio, ni sacarlo por ahi y cuando te cansas de oirle llorar le quitas las pilas y ya, pues no lo piensas...

3 comentarios:

MJTH dijo...

Hola
Realmente es un texto interesante, soy madre y practicamente todo lo que dice dicho texto es cierto, aun asi merece la pena pasar por ello para ser madre, porque ser madre, aunque parezca un topico, es lo mas hermoso que puede sucederle a una mujer.
Volveria a pasar por lo que pase para ser madre, porque hoy ellos son mi vida.
un saludo para ti

Ana Ponce dijo...

Supongo que es segun la experiencia de cada uno y los gustos.

A mi de primeras no me gustan nada los crios (pero nada de nada), con lo cual tenia ya pensado el no tenerlos. Si ademas de eso le sumo haber visto a mi hermana llorando de dolor, blanca sin poder respirar porque se ahogaba, vomitando todas las mañanas (y algunas noches) durante varios meses. Despues de haber tenido a la cria, con 39 de fiebre, amarilla con ojeras negras, con un pezon medio roto (por una grieta que se le hizo), sin dormir sin poder irse a ninguna lado. Yo le pregunto: "dicen que el dolor se olvida", y ella despues de un año me dice "pues yo no lo he olvidado"... asi como que a mi el instinto maternal no se me ha despertado aun (y ya voy rondando los 30 asi que lo de que soy demasiado joven no cuela), viendo a mi hermana como lo ha pasado, antes muerta que tener un crio.
Pero claro, teniendo en cuenta que si despues de pasar por todo ese dolor fisico, no me gustan los crios y no los aguanto, quiza si me gustasen no me importaria pasar por todo eso.

Lo chungo es que hay gente que me mira mal si digo que no quiero tener hijos y que nunca los tendre, siempre me toman por una insensible y siempre me dicen, "veras como cambiaras de opinion cuando se despierte tu instinto maternal". No se quien ha dicho que lo normal en esta vida es casarse y tener hijos, parece que casi nos obliguen a ser asi... si no lo haces eres una rara o una bala perdida...

Asi que a las que deciden ser madres, enhorabuena por la valentia de tentar a la suerte de poder pasar por eso (se que hay embarazos muy tranquilicos que casi no te enteras, pero si te toca uno como el de mi hermana... nueve meses asi, te puedes tirar por el balcon) y animo.

Un saludo para ti tambien ;-)

CASAS RUSTICAS dijo...

Bueno el blog!!

Etiquetas